Cómo hacer para renunciar a todo y viajar por el mundo

Camilo Berneri nació en Buenos Aires y toda su vida vivió en Capital Federal. Estudió diseño gráfico en la UBA y se recibió tres meses antes de hacer el cambio que le marcaría la vida. Durante casi nueve años trabajó como desarrollador web y diseñador en la misma oficina, mirando el mismo escritorio y la misma pared. En 2014, conoció a Soledad García -su pareja- diseñadora gráfica y consultora de marcas. Sin embargo ella no tenía la misma rutina que él: trabajaba de forma independiente, era freelancer hace mucho tiempo. Así, ella le demostró que se podía vivir como él soñaba: sin la misma oficina, sin horarios, sin el mismo escritorio… Y lo alentó. Ahora, Camilo también es un trabajador independiente.

Hacia finales de 2015, juntos viajaron a Europa durante dos meses. Allí se quedaron en la casa de una amiga que vivía en París, y ahí empezó la curiosidad. ¿Cuánto gasta ella para vivir en Francia? Apenas un poco más de lo que gastaban ellos en Buenos Aires.  Y así comenzó el dilema: “si gastamos casi lo mismo que ella en Europa, ¿qué hacemos que no estamos viajando?”.

Entonces…

C: – Así de simple fue, nos pusimos en campaña para planear un viaje y ver qué hacíamos. Planearlo nos llevó aproximadamente un año. La verdad es que no somos muy apegados a las cosas: una mesa, una cama, una heladera… Todo se puede volver a comprar. Básicamente vendimos todo, sólo nos quedamos con algunos libros y herramientas.

¿Fue difícil tomar la decisión?

C: -No, porque a ambos nos gusta viajar y tener experiencias nuevas. Lo complicado fue planear cómo nos íbamos a costear el viaje mientras estábamos allá, así que armamos nuestro propio emprendimiento: http://wanderlancers.com/, un blog donde ayudamos a otras personas a tener sus proyectos y al mismo tiempo contar nuestras travesías. Además, tenemos nuestros clientes, por separado, de desarrollo web, diseño e ilustración. Por otro lado tenemos ingresos de afiliados y algunos ahorros.

“El truco es tener múltiples ingresos”

También tuvimos que lidiar con la gente que está acostumbrada a la tradición de quedarse en un lugar. Es increíble cómo se reciben más críticas que palabras de aliento. Se reían, nos decían que estamos locos y que íbamos a volver en un mes. Pero bueno, no guardamos rencores con nadie porque nosotros hacemos lo que nos gusta 😀

¿Tenían muchos ahorros?

C: -Muy pocos, unos 2000 dólares. Con la plata que ganamos por vender todo, pagamos deudas, sacamos los pasajes y los seguros de viaje. Nos sobró un poco.

Y por fin empezó el gran viaje, con Tailandia como primer destino… ¿Por qué?

C:- Queríamos ir al sudeste asiático ya que sabíamos que era bastante barato (investigamos un montón sobre Tailandia) y dentro de las opciones era el país que está más preparado para el turismo. Ahora estando acá puedo decir que es demasiado barato.

¿Y cómo se mantienen allá?

C: -Nuestro trabajo nunca fue un problema ya que desde Argentina trabajábamos para Estados Unidos y lo mantenemos desde acá. Mucha gente viaja vendiendo artesanías, trabajando en hostels/bares o haciendo intercambios y viendo dónde puede quedarse. No es nuestro caso, porque tenemos un plan bien definido de cómo queremos viajar y qué es lo que queremos hacer para pasarla bien y conocer.

Hoy en día muchos viajeros elijen Tailandia como destino para sus vacaciones, ¿por qué piensan que se “puso de moda”?

C:- Es una muy buena pregunta. Creo que muchos viajeros lo eligen por el costo-beneficio de tener un lugar súper barato y muy lindo. Igual después de mucho andar por acá debo decir que nada está más lejos de realidad. Muchas de las playas están muy sucias, hay mucha basura flotando en el mar, corales muertos (de color blanco), todo está lleno de gente que viene, compra y se va, pero la basura queda. Lo venden como un paraíso terrenal que, a mi criterio no es. El país y su gente es hermoso pero cuando te lo venden te dicen que todo es arenas blancas, mar azul y no hay nadie. Eso existe en islas que quedan lejos del continente y tenés que pagar mucha plata para acceder.

Me gustaría decirle a la gente que si vienen sean responsables, tanto con el medio ambiente como con la gente tailandesa que son súper amables. Hay que respetarlos, tienen mucha cultura y tradición.

¿Cómo es vivir en Tailandia? ¿los precios? ¿la comida?

C:- Depende mucho del lugar en el que vivas, tanto si es en una ciudad como en una isla. El choque cultural es abismal. Nosotros vivimos un mes en Bangkok y casi dos meses en la isla de Ko Lanta y ambos parecen dos lugares completamente diferentes. Bangkok es la capital de Tailandia y ¡es gigante! Nosotros nos quedamos en las afueras de la ciudad y casi nadie hablaba inglés así que nos comunicamos mediante sonrisas (muy importante) y señas. La gente es muy amable y respetuosa. Yo me olvidé mi billetera en un cajero automático y cuando me avivé tuve que correr 3 cuadras para volver a buscarla. Resulta que había una señora esperándome con la billetera en la mano para devolvérmela, así de amables son. Casi no hay inseguridad, la gente duerme sin llave en las casas, no tienen esa paranoia que tenemos los latinoamericanos.

Luego vivimos en Ko Lanta, una isla al sur, y la vida es completamente distinta, es 100% turística, no viven de otra cosa. Es completamente musulmana, las creencias y costumbres son diferentes a las de Bangkok. Las mujeres van tapadas a pesar de los 35 grados que hacen todos los días, la comida es diferente y los precios son más caros en relación a la gran capital. Los precios en general en Tailandia son baratos, muy baratos, con 100 pesos argentinos comprábamos la comida para 2 o 3 días para cocinarnos nosotros. Hay poco pan o poca carne, no hay nada de lo que tenemos en Argentina casi, pero sí hay muchas otras costumbres como comer vegetales y sopas. El masaman o el pad thai son cosas riquísimas. No esperen encontrar nada de lo que hay en nuestro país. Lo más lindo de viajar, que todo es diferente 🙂

¿Y dónde se alojan?

C: -Nosotros no nos quedamos en hoteles, hostels ni residencias. Lo que hacemos es alquilar departamentos, tanto por AirBnb o negociando con los locales. Uno de los mayores trucos para abaratar costos es poder cocinarte tus propios alimentos y quedarte por mucho tiempo, generalmente 20 o 30 dias. Viajar “lento” es lo que necesitas hacer para poder conocer más. Imaginate que nosotros trabajamos 5 o 6 horas y luego nos vamos a la playa casi todos los días.

¿Extrañan Argentina?

C: -Extrañamos algunas cosas, como la familia y la comida. Argentina es hermoso, lo recorrimos bastante, ¿cómo no extrañar el litoral, los glaciares o los viñedos mendocinos?

¿Cuáles son sus próximos destinos?  ¿En qué se basan para elegirlos?

C: -El próximo destino que tenemos es Kuala Lupur, Malasia. Luego iremos a Penang (Malasia) y a Ho Chi Minh (Vietnam). Después, a Laos, Camboya y Rusia, al Mundial, si es que logramos conseguir las entradas. Sino, volveremos a la querida y vieja Europa. Tenemos algunos parámetros para elegir un lugar: si hay internet (fundamental para trabajar), si hay cocina, si hay buena accesibilidad a la ciudad, si podemos conseguir un lugar privado (ya que somos una pareja y dormir con 12 personas más no es algo que nos guste mucho).

Muchos fantasean con la idea de renunciar a todo y viajar por el mundo. ¿Qué consejo le darían a alguien que quiere hacerlo? A alguien que está dudando, que le da cierto temor jugársela…

C: – Todos soñamos con cosas, la diferencia está entre las personas que se ponen en acción y las que no. Es muy lindo soñar, es súper necesario, pero soñar no te lleva a ningún lado. Las acciones son las que te llevan fuera de tu zona de confort.

Nuestro consejo es siempre jugársela inteligentemente.Vender todo por impulso para patear el tablero y volver a los seis meses no es inteligente.

Si querés viajar largo y tendido lo mejor es armar un plan, saber cuáles son tus fortalezas y debilidades. Todo lo que hagas va requerir de dinero o de una habilidad que tengas. El que no tiene dinero tiene la habilidad para conseguirlo o para conseguir buenos intercambios. Nosotros siempre apuntamos a tener un negocio o emprendimiento. Si sos bueno dibujando o pintando podés cambiar estadía en un hostel a cambio de pintar las paredes. Hay mucho de esto, revisen en https://artrvl.com/. Si sos bueno cantando o tocando un instrumento hay muchos bares que quieren música en vivo, podes cambiar eso por comida o alojamiento. Si creés que no tenés ninguna habilidad te estás mintiendo, todos tenemos una habilidad que nos hace unicos, sólo tenemos que explotarla y sacarle jugo.

Así, desde Tailandia, Camilo asegura que la vida es muy corta para estar haciendo lo que no te gusta. Él y su novia tienen una premisa que los impulsa a seguir adelante en esta aventura: el mundo es de los valientes que se despiertan y convierten en realidad sus sueños.

Conocé a Camilo y Soledad a través de http://wanderlancers.com/


One response to “Cómo hacer para renunciar a todo y viajar por el mundo

  1. Buenas Melanie!

    Muchas gracias por la entrevista!

    Nos encantar poder compartir nuestras experiencias y conocimientos con los demas para poder alentarlos a emprender o a viajar… o ambas jaja!

    Cualquier duda que tengan estamos para ayudarlos.

    un Abrazo!

    Cami & Sol!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s