Cómo recorrer los fiordos noruegos en un día

Noruega es conocida por ser uno de los países más felices del mundo, por sus auroras boreales y por ser antigua tierra de vikingos. También, por su belleza natural: majestuosos fiordos cruzan el país a lo largo y a lo ancho casi por completo; y pequeñas ciudades y pueblos se ubican a orillas del mar y sobre los pies de esas increíbles montañas.

Pero, ¿qué son estos fiordos? Un fiordo es un golfo estrecho y profundo, entre montañas de laderas abruptas, formado por los glaciares durante el período cuaternario. En Noruega, ¡hay más de 1.000! Por eso, durante una visita a este país escandinavo, conocerlos es imprescindible.

Las dos ciudades más importantes de Noruega son Bergen y Oslo. Para viajar de una a la otra existen distintas opciones: tren, auto, avión, o ¡un tour por los fiordos de todo un día!
En la estación de tren de Bergen, compré el paquete de pasajes llamado “Norway in a Nutshell” (en español, vendría a ser algo como “Noruega en pocas palabras”). Vale la pena aclarar que no se trata de un tour guiado, sino una combinación de transportes perfectamente organizados para trasladarse de un punto a otro.

A las 8 de la mañana, partí desde la estación de tren central de Bergen en dirección a Voss: un viaje de una hora y media aproximadamente, ideal para ir apreciando los paisajes del interior de Noruega. Como viajé en marzo, el fin del invierno aún se hacía notar, y por el camino veía montañas y pequeños pueblos en medio de la nada cubiertos completamente de nieve y cascadas totalmente congeladas.

Cuando llegué a Voss, me subí a un micro para ir hasta otro pueblo: Gudvangen. Después de una hora, me bajé al pie del fiordo Nærøyfjord, uno de los más estrechos de Europa y Patrimonio Mundial de la UNESCO. Sus picos se alzan a 1.800 metros sobre el nivel del mar, y se lo considera como uno de los paisajes de fiordos más lindos del mundo.

Y después de haber viajado en tren y micro, ¡llegó la hora de subirse al ferry! Y así disfrutar de una navegación -durante dos horas- para recorrer este fiordo con increíbles vistas.

¡Las ganas de estar en la cubierta del ferry y no perderse nada de ese momento les ganaron a los casi 0°C que hacían afuera!

Al final del trayecto, con muy pocas ganas de bajar del ferry, llegué a Flåm, un pueblo de 350 habitantes, ubicado en lo más profundo del fiordo Aurlandsfjord. Acá, disfruté de un par de horas libres para recorrer las calles y esperar el próximo recorrido: la famosa línea de tren de Flåm, o Flåmsbana en noruego. Construida en 1940, la vía tiene una diferencia de elevación de 863 metros, recorre 10 estaciones, 20 túneles y un puente. El interior de los vagones mantiene la decoración original.

El paseo duró unos 50 minutos, mientras subía por la montaña pasando por cascadas y una naturaleza espectacular que me regaló postales inolvidables.

La estación de Myrdal era mi anteúltima parada, donde esperé el tren rápido para emprender el viaje hacia Oslo. Después de 4 horas, en las que aproveché para descansar y contemplar el atardecer, me bajé en la capital noruega poco antes de la medianoche.

Sin dudas, fue un día intenso y muy, muy largo…¡pero todo viajero que visite Noruega tiene que vivir esta experiencia!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s