Islandia día 1: llegada a Reykjavik

Llegamos al aeropuerto de Keflavík, volando con Norwegian desde Helsinki (Finlandia), donde habíamos pasado unos días. Allí nos estaba esperando la gente de la empresa de campers que habíamos reservado previamente desde la página (los detalles, de vuelta, en este post) Nos llevaron en transfer hasta sus oficinas para entregarnos la camper.

Callecitas de Reykjavik

Una vez arriba de la camper, oficialmente empezaba el recorrido. Muy cerquita del aeropuerto está la famosa Blue Lagoon, que seguramente habrás escuchado nombrar si en algún momento investigaste sobre Islandia. Es un balneario de aguas termales muuuuy lindo, pero todo lo que tiene de bello, lo tiene de turístico: es caro y hay MUCHA gente. Por eso nosotros decidimos no ir, para más tarde ir a otras aguas termales que son iguales, pero con menos gente y cuestan la mitad. Se llaman Mývatn y están al norte de la isla. De todas formas, podés estacionar en la Blue Lagoon y conocer una parte que está por fuera de la entrada. Se ve así:

Ahora sí, ya en pleno Reykjavik -capital de Islandia-, fuimos directo al camping donde íbamos a pasar la noche. Elegimos el Reykjavik Campsite, que fue uno de los más caros, pero muy completo también. Nos costó unos 15 dólares la noche. Pero como era temprano, dejamos la camper y nos fuimos a caminar y recorrer.

Primero pasamos por el Sun Voyager (o “Viajero del sol”), una escultura del islandés Jón Gunnar Árnason con forma de barco al lado del mar. ¡Hermosa!

Después fuimos al Harpa, un centro de conciertos y conferencias muy famoso allá. La entrada es gratuita, hay algunos locales también para comprar ropa y souvenirs (todo carísimo).

Como teníamos hambre, fuimos directo a probar los famosos panchos de Bæjarins Beztu Pylsur. Son muuuuuy ricos, vienen con una especie de cebolla frita y aderezos que les da un sabor único. Este puestito callejero funciona desde 1937 y una de sus perlitas es que fue visitado por el ex presidente de los Estados Unidos Bill Clinton.

Al estar recorriendo en camper, son imprescindibles las provisiones. Fuimos a hacer las primeras compras al supermercado Bonus (está en toda Islandia). Es más accesible que el resto y tienen mucha variedad de productos. 

Finalmente pasamos por la iglesia Hallgrímskirkja (los islandeses la llaman catedral por su tamaño, pero es una iglesia). Si bien no entramos, leímos que el interior es bastante sobrio.

Ir al día 2


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s